Skip to main content
Ofrenda floral

ESTAMPA GUADALUPENSE

Mañana es un día especialmente importante en mi pueblo, Guadalupe. Lo es por muchos motivos, pero especialmente porque es una jornada festiva en la que se celebra lo que se conoce ya como «Día de las Guadalupes» y que viene a ser una de las jornadas más hermosas y pintorescas de las que goza nuestra localidad, y en la que la mujer tiene un especial protagonismo gracias al papel que la Asociación de Damas de Santa María de Guadalupe quiso otorgarle hace años con su participación en la ofrenda floral que se realiza en la Basílica del Monasterio, después de recorrer algunas calles del centro de la Puebla.

Es especial también porque es en esta jornada cuando muchos guadalupenses, peregrinos y visitantes, son testigos de la tradicional bajada de la «Morenita» desde su camarín al presbiterio del altar mayor para permanecer allí hasta el próximo 9 de septiembre, que regresa de nuevo a su puesto de contemplación en lo alto del templo.

En mi humilde opinión esta jornada merecería ser reconocida, del mismo modo que lo fue el Día de la Hispanidad. No sé si como fiesta de interés turístico o cultural, o quizás ambas. Lo cierto es que se dan muchas circunstancias que creo la hacen auténtica y exclusiva, con componentes de muchos tipos: religiosos, etnológicos, artísticos y por supuesto, históricos.

Mis mejores deseos de éxitos para la Asociación de Damas de Santa María de Guadalupe, con Guadalupe Gonzalo a la cabeza, y de un modo especial mis felicitaciones a todas esas mujeres de Guadalupe y de otros lugares de Extremadura y España, que ataviadas con el traje típico de nuestra tierra participan en la ofrenda y contribuyen con ello al sostenimiento de esta bella estampa guadalupense que nos regala cada 6 de septiembre.